Un aniversario poco afortunado.

En el verano de 2010 se cumplían diez años de mi primera escapada a Alpes para hacer barrancos. Era uno de los primeros encuentros organizados por la recién creada AIC, y tenía lugar en la región del Piamonte, al norte de Italia.
Fue un encuentro muy familiar, donde tuve la oportunidad de conocer un puñado de gente estupenda y de buenos barranquistas de diferentes puntos del globo, con quien compartí unos descensos que acababan de ser descubiertos.
Rapel de 55 de Antolina, precioso.
No se si fue premeditado, imagino que no, el caso es que este año el tradicional raduno de la AIC, volvía a celebrarse en Piamonte, justo diez años después. Y aunque suene un poco tonto, para mí significaba algo especial. Así que no quería perdérmelo.
Comencé mis vacaciones una semana antes del encuentro, en Ecrins, pero con intención de hacer un poco de escalada y montaña, en la mejor de las compañías.
Rapel-cascada en Rasiga
El mismo día que dejábamos Ecrins, de camino al Piamonte, comenzó a llover a mares. Cuando llegamos a Domodossola el agua que corría por todos lados nos hizo presagiar que las condiciones para acampar no eran las idóneas y decidimos irnos a casa en Suiza y esperar a que amainara el temporal, ya que la previsión de lluvias era para un par de días. 

Foto de grupo en el rapel final de Isorno 
Así pues el lunes, con una previsión meteorológica más estable, nos poníamos de nuevo camino del Piamonte a dos horas y media de casa. El día no pintaba excesivamente bien pero no se esperaban lluvias para los próximos días. Ahora solo había que ajustar el programa a los caudales, que estaban altos.
Paski en Antolina
Posiblemente tocaría repetir descensos, pero diez años después, los recuerdos que guardaba en mi cabeza eran ciertamente escasos, sólo algunos puntos muy concretos de algunos descensos, aunque en 2008 pude volver a recorrer el Variola Integral, en una salida con la Amical Canyon y descubrir el Isorno final, que hacía solo un par de años se había abierto deportivamente.
Rafa y Bernard enValetta
Intentando adaptar la dificultad de los barrancos a la dificultad adicional que presentaban con el aumento de caudal nos propusimos el siguiente orden: primero Antolina, que ganaba puntos con cierto caudal, Isorno, que está represado con lo que su caudal no debería variar en demasia…,Valletta para completar el día, Rasiga que dos días después habría normalizado su caudal, dejando el Ogliana de Quarata para el final del encuentro, para darle más tiempo de desaguar.
Comiendo antes del rapel clave de Ogliana
Había tenido oportunidad de repetir Ogliana tambien en 2008, pero un día de mucho calor, del mes de agosto, no podía dejar a mi perro ya entonces enfermo, en el coche, y no había posibilidad de aparcar el coche a la sombra todo el día, así que renuncié al descenso.
Esta vez se alineaban los astros, había sido descendido el día anterior y aunque en algún punto el caudal podía dar algún problema, estaba factible, contando con que además habían pasado 24h más, tendría que estar en condiciones.
Cabecera del rapel de 40m de Ogliana
En 2008 había hecho la perdedora aproximación con el grupo de la AC, lo que me servía para recordar el camino; a ratos poco claro, a seguir.
Cuando llegamos a la entrada mis compañeros de la AC, también estaban allí, pero esta vez no me uniría a su numeroso grupo.
La ducha en el rapel clave
Les dimos tiempo para no pillarles, pero les alcanzamos en el punto clave, el rápel de 40. Allí comimos mientras esperábamos a que pasaran. Justo cuando empezó nuestro turno, quiso empezó a llover. El recuerdo de la crecida del Sponde se nos hizo muy presente, pero finalmente fueron solo 4 gotas.
Enseguida entramos en la parte que recordaba, y recordaba que estabamos cerca del final. Ibamos a buen ritmo y muy bien de hora, estabamos casi fuera.
Zona de estrechos en Ogliana
A tres rápeles del final, una maniobra mal planteada, y un intento de arreglarlo sobre la marcha, me hicieron caer desde aproximadamente un metro de altura, con tan mala suerte que bajo la cortina de agua había un fondo de roca a unos 40 cms de profundidad. En el impacto de mi pie izdo contra el fondo, me hice una fractura lateral del astrágalo, que acabó con mi temporada de actividad deportiva por algunos meses.
El pasillo de la risa
Hoy hace seis meses y un día de aquel desafortunado accidente. Un desafortunado accidente que me llevé como regalo de ese 10º aniversario.

Recuerdo que en el primer día de barrancos de hace 10 años y medio, en un tobogan del Mondelli superior, haciendo un tandem con Amable, me hice una brecha en la barbilla cuando su casco me golpeó en ella, al salir a flote. Mis compañeros insistieron en que fuera al centro de salud más cercano para que me dieran unos puntos, y yo dije que no, que no me iban a fastidiar la semana de barrancos con unos puntos que me hubieran prescrito no mojar.
En el botiquín llevaba unos puntos de aproximación y un poco de esparadrapo con el que me hice un barbuquejo para protegerlos, y así salve mi primera semana de barrancos en Alpes.
Esta vez no había tenido tanta suerte.
Ahora espero con impaciencia que mis ligamentos recuperen su elasticidad normal y pueda reengancharme en la temporada de esquí de montaña, no se si este año se cumple algún aniversario a destacar, pero por si acaso no lo voy a tener en cuenta…


5 comentarios:

Xavier dijo...

¡Ánimo, que ya está hecho, ahora el esquí de montaña, y este verano a disfrutar de los barrancazos suizos!

Aún le sacásteis provecho al Raduno y sus barrancos; no como otros, que en vista de la meteo decidieron no arriesgar y bajar a Alpes Marítimos :S ...

Saludos!!!

Obdulia dijo...

Si, la verdad es que la espera de dos días mereció la pena y al final salvamos la semana.
Espero que tu estés trotando de nuevo también!!!
Abrazos.

Anónimo dijo...

Animo, que lo peor ya ha pasado. Que puedas pronto practicar lo que mas te gusta.

Un saludo. Eldelbin

Anónimo dijo...

Animo Obdu que todavia puedes esquiar algo antes de que llege la temporada de barrancos.
Chevy

Obdulia dijo...

Eldelbin, gracias a tu astrágalo conseguí ver un poco de luz al final del túnel de la incertidumbre, así que mil gracias también a ti.

Chevy, a ver si este año coincidimos, aunque creo que vas a estar algo más ocupado, no?.....Enhorabuena.